... ...
Inicio / Ejercicios / 3 Verdades Por Las Que Hacer Ejercicios Faciales

3 Verdades Por Las Que Hacer Ejercicios Faciales

Existe una infinidad de tratamientos para la piel, pero no muchos saben que el mejor son los ejercicios faciales. Muchas veces recurrimos a la alimentación para una piel firme y sana, también a los cosméticos, e incluso inventamos recetas con el fin de recrear la mascarilla perfecta que alivie todos nuestros males. Pero, pocas veces encontramos la solución definitiva que realmente nos ayude a prevenir las arrugas.

Ejercicios Faciales

La respuesta es muy simple: con el pasar de los años, los músculos faciales se vuelven débiles,  esto es lo que causa un deterioro en tu piel. Existen factores externos, cierto, sin embargo, ellos solo aceleran un proceso que es natural.

De alguna forma u otra, hemos dado con una manera de solucionar este problema, más que todo como actividad preventiva, porque el efecto del tiempo es imposible de borrarlo por completo, sin embargo, desacelerarlo aún es posible y la solución es simple: ejercicios para estirar las arrugas de la cara. Esto no significa que debes eliminar esas hidrataciones extra que sueles hacer, eso potenciará los resultados. Solo tienes que agregar esta rutina.

De hecho, complementar los tratamientos naturales u otras formas de cuidado facial, con tu alimentación, completo descanso, y siempre un cuidado extra en cuanto a cualquier hábito tóxico, es decir, un estilo de vida sano, obtendrás un tratamiento integral que te beneficiará en todos los sentidos.

La idea de los entrenamientos faciales es solo complementar. Cuando decimos que solo una hidratación sin estas practicas no va a darte el resultado ideal, podemos asegurarte también que solo los movimientos y la hidratación, no vas a obtener la piel sana que esperas con tantas ansias. Recuerda también que el aspecto externo (la piel) es el espejo de tu interior. Solo basta con quererte a ti mismo para que puedas disfrutar de una buena salud y que esto se refleje en tu aspecto físico.

Por qué es bueno hacer ejercicios faciales: 3 verdades que te ayudarán a entender.

  1. Los beneficios que trae

Primero tenemos que comprender que nuestro cuerpo entero es una serie de músculos que necesitan moverse. Tal como buscamos un abdomen tonificado, brazos firmes y piernas musculosas, tenemos que hacer lo mismo para nuestro rostro. Tal como en los casos anteriores, aún si los mantenemos en constante acción no obtenemos los mismos beneficios a menos que nos concentremos en ellos conscientemente.

En el caso del rostro, tan solo allí contamos con 30 músculos que sirven para el uso de la boca, los ojos, el mentón y la nariz. Los ejercicios para reafirmar el rostro, son los que contraatacan esa flacidez y arrugas que aparecen como la muestra insigne de la vejez, es decir: evitamos la caída y flacidez. Como consecuencia, esta gimnasia para el rostro nos ayudará a parecer más jóvenes.

Los ejercicios para la cara y cuello mejoran el flujo sanguíneo, que a su vez ayuda a la producción del colágeno. También eliminamos las toxinas que nos perjudican en cuanto a la apariencia y esas líneas de expresión o hinchazón bajo los ojos e incluso el mal color de nuestra piel, va a ir desapareciendo.

La piel se tensa, se vuelve más suave y no lleva demasiado tiempo. Estás entregándole elasticidad, vitalidad y bienestar a tu piel, a tu rostro que es lo primero que te define ante los demás y también ante ti mismo. Vale la pena al menos intentarlo.

  1. Es fácil de hacer

A diferencia de la ejercitación de otros músculos corporales, los faciales no necesitan un gimnasio, maquinaria, horas de esfuerzo, trabajo, sudor y lágrimas. De hecho, el efecto en muchos es un rejuvenecimiento de diez a veinte años con tan solo algunos minutos diarios.

Tu maquinaria puede resumirse simplemente a tus manos: tus dedos en ciertas posiciones podrán recrear la resistencia del movimiento de los músculos que necesitas para que ganen fuerza y se mantengan firmes. Es una especie de estimulación, porque así como funciona para los masajes, esta «sobrecarga» ejercita y tonifica la piel que necesita ganar fuerza para mantenerse en su lugar.

El hecho de que hagas una contracción y luego relajes el rostro, es la manera perfecta para hacer una gimnasia facial antiarrugas o lo que algunos otros llaman yoga para la cara. No importa realmente el nombre, el asunto es que te des el tiempo de tensar los músculos correctos cuando estés acostada, sentada, cocinando o incluso en la ducha.

Por supuesto, como dijimos antes, se necesita cierta dedicación, pero cuando decimos dedicación no obligatoriamente hablamos de ejercitación diaria, también sirve unas tres veces por semana (como mínimo) con un tiempo promedio de diez a quince minutos

Como sugerencia, sería bueno aplicar la idea de utilizar un espejo los primeros días. No pienses que te ves tonto, de hecho: tómalo como un juego. La idea es que te observes mientras sigues las instrucciones para los ejercicios que se han creado según cada necesidad (para los ojos, la papada, el cuello; para firmeza o adelgazamiento; etcétera).

Si comienzas a arrugar otras partes del rostro, como encoger los ojos cuando trabajas otras partes del rostro, esto podría acentuar las líneas faciales y te verás completamente desfavorecida.

  1. Mejora tu aspecto

gimnasia facial antiarrugas

Las practica de esta gimnasia para la cara traen muchos beneficios, no solo el rejuvenecimiento, sino que además ayuda a la circulación de la sangre y esto aviva el color de tu piel, la iluminación en tu rostro, la suavidad y el aspecto. Existen incluso ejercicios para reducir las ojeras que muchas veces despiertan una idea negativa de nosotros o que a veces nos molestan al vernos en el espejo.

Algunas otras personas pueden sentirse disconformes también con la forma de su rostro y esta actividad puede lograr que obtengamos un rostro más fino. Por supuesto que es importante aceptarnos tal como somos, pero si hacemos un esfuerzo en dietas y otras practicas y vemos que adelgazan algunas partes de nuestro cuerpo, pero el rostro no llega a la figura que deseamos, entonces tal vez ejercitarlo un poco es todo lo que necesitas.